En pleno centro de Madrid, Avenir ha creado un espacio único para Skoda en donde confluyen creatividad y notoriedad. Allí, en un edificio emblemático situado en la calle María de Molina, el artista Oscar Llorens ha pintado un lienzo gigantesco para promocionar el nuevo vehículo de la marca: el Skoda Karoq. Mientras el edificio se ha convertido en una "galería" para la obra de Oscar Llorens, Skoda ha reforzado su comunicación gracias a un soporte que consigue a la semana más de 9 millones de impactos. La campaña no sólo ha tenido una gran repercusión mediática en diarios y revistas especializados, sino que también ha contado con presencia en las redes sociales.
 

Skoda también ha llevado esta acción al Metro de Barcelona de la mano de otros dos reconocidos artistas: Conrad Roset y Ricardo Cavolo. Ambos han personalizado con sus ilustraciones varios espacios del suburbano barcelonés atrayendo la mirada de todos los pasajeros.