Hasta ahora, que un dibujo fuera capaz de cobrar vida y moverse era algo que tan sólo podíamos imaginar o ver hecho realidad en novelas y películas de ciencia ficción.  Sin embargo, el avance tecnológico ha despojado a la magia de cualquier truco. Y así, Jessica, Iris, Desmond y Basil, los grafitis de Coca Cola, se convierten en un grupo de pasajeros que suben y bajan del autobús para hacer de las suyas en las calles de Madrid.
 

Más de un millón de personas, entre madrileños y turistas, han tenido la oportunidad de disfrutar de esta acción. La campaña  ha utilizado de forma novedosa a nivel mundial un sistema que analiza los datos de predicción y análisis de rutas de la EMT para conectar los autobuses de Madrid con las marquesinas digitales de JCDecaux. De este modo ha sido posible dotar de vida y movimiento a los grafitis de Coca Cola para que salten del vehículo a la pantalla del soporte. Por primera vez se ha utilizado el nuevo y mejorado servicio de geolocalización, predicción y análisis de rutas de la EMT que monitoriza los trayectos de todos sus autobuses para ofrecer a los viajeros información de tiempos de espera y llega en real time. Estos datos han permitido regristrar el momento exacto en el que un autobús se acercaba a una marquesina digital y activar, a su vez, un contenido exclusivo generado en formato de realidad aumentada.

Hasta 10 autobuses y 9 marquesinas de diferentes líneas que recorren zonas emblemáticas de la capital (Fuencarral, Princesa, Cibeles, Puerta de Alcalá y Goya) han protagonizado tan singular acción, que por su innovador desarrollo y ejecución supone un ejemplo pionero de publicidad disruptiva. “Cuando desarrollamos la idea, tuvimos ciertas incertidumbres sobre la viabilidad técnica, algo normal cuando realizas una acción nunca antes hecha”, explica Juan Luis Jiménez Pérez, Head of Technology de Posterscope, agencia de comunicación de Exterior perteneciente a Dentsu Aegis Network.

Susana Bullido Poderoso, Connections, Assets & Digital Marketing Manager de Coca-Cola, afirma que “desde Coca-Cola apostamos por acciones que sorprendan y nos ayuden a conectar de forma más eficiente con las audiencias más jóvenes. Para sorprender hay que arriesgar: apostar por unir tecnologías y trabajar los medios de una forma innovadora e integrada. Los datos tienen hoy un rol muy relevante en nuestras estrategias de comunicación, en esta campaña han sido clave para detectar momentos donde generar esa conexión con la audiencia a través de nuestros grafitis animados, que cobraban vida en las marquesinas digitales para beber una Coca-Cola fría junto a ellos. Este tipo de acciones nos ayuda a hacer nuestro mensaje más relevante para nuestra audiencia, crear un contenido que no solo comunica nuestro mensaje sino que les entretiene y les hace disfrutar más de su ciudad, generando más Engagement y Brand Love”.

Para María Jesús Solaún Aís, Directora Comercial y Marketing España de JCDecaux, “la campaña de Coca-Cola ha sido un gran reto tecnológico y de integración de data en tiempo real, que no habíamos desarrollado hasta ahora. Conseguir que su campaña se muestre en las pantallas digitales coincidiendo con el momento de parada de un autobús concreto en la marquesina, ha supuesto interconectar diferentes entornos de datos y desarrollar un sistema de gestión de contenido ad hoc para el inicio de la campaña. Además, la acción exigía de un funcionamiento en tiempo real con la mínima latencia posible y técnicamente nos añadía un reto adicional. Para nosotros como equipo, en JCDecaux, este tipo de acciones son una gran oportunidad para sacar partido al potencial que tiene la plataforma digital desplegada y además ponen en valor el potencial del exterior digital como medio innovador”.